Divorcio amistoso y mutuo acuerdo, ¿es lo mismo?

Divorcio amistoso y mutuo acuerdo, ¿es lo mismo?.

Coloquialmente se suele hablar de divorcio express o separación matrimonial de mutuo acuerdo o amistoso, pero, ¿acaso son cosas diferentes?. Sólo existen en España dos posibilidades de cara a la tramitación de un procedimiento de derecho de familia, aquella en la que existe entendimiento entre las partes, y aquella en la que desafortunadamente este no ha sido posible por el motivo que corresponda. En ese sentido, dentro de las especialidades que existen en cada uno de los tipos de procesos en aquellos que sí existir consenso se determinarán divorcio de mutuo acuerdo técnicamente y coloquialmente amistoso, pero realmente es lo mismo. De hecho es correcto utilizar indistintamente esas expresiones sin perjuicio de que en el lenguaje técnico jurídico se utilice el termino «mutuo acuerdo».

Nuestro bufete letrado tiene mas de un 95% de procedimientos amistosos lo que supone un verdadero logro y mérito, pues creemos en la capacidad de dos personas que en su día decidieron casarse ser capaces de entenderse mínimamente en la tramitación consensuada de su procedimiento de separación o divorcio. Debemos de ser conscientes que por respecto, madurez y consideración debemos de tratar de ser capaces de llegar a un acuerdo con nuestra ex pareja al menos en cuanto a la elección del tipo de proceso. De mutuo acuerdo será siempre mas económico, rápido y liviano en cuanto a los trámites y el sufrimiento inherente a todo proceso de ruptura sentimental.

No se trata de ceder en lo que nos pide nuestra ex pareja, consiste en ser emocionalmente inteligentes y mantener una actitud adecuada para favorecer el entendimiento así como buscar un profesional que nos pueda ayudar. No se necesita el mejor abogado con el despacho mas lujoso sino un profesional con vocación de ayudar al entendimiento (existen grandes profesionales que en cambio no se esfuerzan tanto por un acuerdo como después si lo hacen en un contencioso que les es mas rentable) que sepa como enfocar el caso tanto en lo jurídico como en lo personal al ser consciente de que el principal problema de entrada en todo proceso de familia es la predisposición de las partes al acuerdo, que en muchos casos no es la deseable.

 

Deja un comentario