Antelación mínima de divorcio

Preaviso de divorcio

¿Cuando tiempo antes tengo que comunicar a mi pareja que me quiero divorciar?.

¿Hay algún tipo de plazo de recapacitación para que sea posible el divorcio?.

No, es ningún caso.

De hecho, en las firmas de divorcio de mutuo acuerdo normalmente no consta cuál de los cónyuges a pedido el divorcio al otro.

Partiendo de lo referido menos aún constará el tiempo de antelación con el que se ha solicitado.

Siempre cabrá la posibilidad de tramitar un divorcio a instancia de uno de los cónyuges con el consentimiento del otro. Pero aún en ese caso, no constará el plazo de preaviso.

De la misma manera que cuando una pareja de novios decide casarse no se le pregunta hace cuanto que han decidido contraer matrimonio y de cuál ha sido la propuesta.

Cuando se trata del divorcio, tampoco.

No hay nada escrito al respecto y la Ley no establece como requisito ningún plazo de tiempo de antelación para la comunicación y proposición del divorcio de mutuo.

Notarial o Judicial:

Será verdaderamente indiferente.

Desde el momento en el que la Ley permitió acudir al divorcio ante Notario los requisitos al efectos son iguales.

Ni en un caso ni en otro se solicita que los cónyuges manifiesten ningún tipo de intimidad de su vida.

Las cuestiones de pareja se reservan para la más absoluta privacidad individual y conjunta de los cónyuges del matrimonio.

No se deja constancia de ninguna cuestión de la negociación de la separación o el divorcio en el convenio regulador, al igual que no se deja constancia en el acto de la ratificación.

No ante el Juzgado ni ante el Notario.

De establecerse un requisito al efecto sería un verdadero despropósito pues se parte de que existe un acuerdo plasmado en un documento denominado convenio regulador.

Es obvio que para llegar a ese momento ha tenido que existir una propuesta y proceso de estudio y análisis.

Las personas adultas (más aún al haber podido tomar la decisión de contraer matrimonio) son plenamente capaces para disponer de su matrimonio pues en definitiva forma parte de su estado civil que es un derecho básico de cada individuo.

Poder adecuar su estado civil con libertad al que considere más oportuno.

Divorcio en diferido, ¿es posible?

¿Puedo firmar un divorcio en diferido en España?.

Firma en diferido en dos tiempo de divorcio
Firmar por separado el divorcio

El divorcio requiere la presencia de ambos cónyuges en el acto de la ratificación. El matrimonio es una institución con un conjunto de peculiaridades. Una de ellas es la consideración de un derecho personalísimo y por ello existe reticencia para la aceptación de un divorcio en dos tiempos.

Algunos clientes nos han preguntado, ¿puedo firmar yo el divorcio antes y mi ex pareja después?. Pues bien, en sentido legalista rotundamente no. Pero no obstante existen dos alternativas y/o excepciones al requisito de firma del divorcio de mutuo acuerdo en unidad de acto.

Exhorto judicial:

En primer término, ¿qué es un exhorto?. Un exhorto es una acto de auxilio (ayuda) de un determinado Juzgado a otro. Existen exhortos por ejemplo de notificación en los que un Juzagdo que está tramitando un determinado proceso judicial solicita a otro que realice la notificación de una persona que se encuentra en el partido judicial de ese otro Juzgado.

Por ejemplo, si un proceso de divorcio contencioso se está tramitando en Madrid pero con la averiguación de domicilios consta un domicilio en otra ciudad, por ejemplo Valencia, el Juzgado de Primera Instancia de Madrid pedirá al de Valencia que realice la notificación, par que una vez realizada (con resultado positivo o negativo) devuelva el procedimiento al Juzgado de Madrid.

Existe la posibilidad en los casos en los que cada uno de los cónyuges reside en un partido judicial diferente alejado geográficamente solicitar que en primer término se ratifique el cónyuge que resida en la ciudad en la que se está tramitando el proceso y una vez realizada la remita por exhorto judicial al otro Juzgado para que allí se ratifique el otro cónyuge.

Deben de ser ciudades alejadas pues de ser próximas el Juzagdo normalmente no acepta la petición y requiere a ambos para la firma simultanea.

Petición judicial expresa:

Es una práctica infrecuente pero no obstante no existe ningún inconveniente a que se pueda realizar la firma de uno de los cónyuges en un primer momento y la del otro en momento posterior.

El tratamiento judicial ordinario supone suspender la primera fecha de firma para unificarla en la fecha en la que si que pueda el otro cónyuge de manera que se realice en unidad de acto.

De hecho, para la realización del acto de ratificación no cabe oponer motivos de trabajo pues la empresa para la que preste su trabajo debe de permitirle y concederle la asistencia.

De hecho se emite si así lo solicita cualquiera de las partes un certificado y justificante de asistencia judicial.

Poder Notarial:

Hemos de dejar claro que no todos los Juzgados aceptan el poder notarial.

Por ejemplo, el Juzgado de Primera Instancia 25 de Madrid no lo acepta, por ser el criterio del Juzgado, en cambio por ejemplo en el mismo partido judicial de Madrid, el número 22, 28, 75 ó 76 entre otros muchos si lo aceptan siempre y cuando cumplan con los requisitos necesarios para ello.

¿Cuales son los requisitos?.

El requisito fundamental es que esté incluido e incorporado (protocolarizado) una copia del convenio regulador dentro del poder. De esta manera se da poderes al procurador o al procurador y abogado para ratificar el convenio regulador en sede judicial.

La importancia de incluir una copia literal del convenio es clave pues es la única manera de garantizar que se cumple con el mandato en sus estrictos términos sin ningún tipo de alteración.

Poder en la Embajada o Consulado Español:

En los casos en los que uno de los cónyuges reside en un país diferente a España, cabe la posibilidad de otorgar un poder en la Embajada o Consulado. ¿Esto es aceptado por todos los Juzgados?.

Debería, a pesar de lo cual, no todos los Juzgados tienen la misma aplicación en innumerables cuestiones. Al igual que hemos indicado mas arriba, en los casos de otorgamiento de poder se debe de protocolarizar e incorporar una copia del convenio regulador dentro del poder para que efectivamente se tanga la garantía de que el apoderamiento es fiel a un contenido en el que se ratificará el procurador o abogado apoderado en los mismos términos del mandato.

 

 

Incidencia de la infidelidad en la separación

Incidencia de la infidelidad en la separación:

Separarme después de la infidelidad de mi pareja
Problemas de infidelidad y divorcio

Hemos de diferenciar dos esferas de la vida de toda persona, la personal y la legal. En la faceta legal será indiferente que hayan podido existir infidelidades en el matrimonio. Evidentemente desde el punto de vista personal supondrá una pérdida de confianza que normalmente supone una brecha en la relación que nos lleva a la ruptura.

En muchos procedimientos las partes acuden aún dolidas por la situación personal y con la intención de que la infidelidad trascienda al proceso legal, pero, ¿eso es posible?.

Dejar constancia en el divorcio de la infidelidad:

En un procedimiento judicial contencioso no se hará constar ni tendrá en cuenta en absoluto el hecho de que hayan podido existir infidelidades, de hecho no será un hecho controvertido y sobre el mismo no se podrá practicar prueba. En cambio en un procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo ya sea notarial o judicial el letrado tendrá que confeccionar un convenio regulador para que sea homologado, pero, ¿en ese convenio se puede hacer constar?. No se debería de hacer constar pues no es algo procedente ni recomendable, pero realmente sí que se pueda hacer constar siempre y cuando ambos esposo estén de acuerdo en ello, pues no se puede imponer ninguna cuestión de una de las partes a la otra. Si alguno de los cónyuges tiene la necesidad de hacerlo constar y a la otra le parece algo correcto, no existirá ningún problema, pero es algo innecesario que entra en la esfera mas íntima para tramitar y gestionar una mera cuestión legal.

Nuestro consejo y recomendación es no hacerlo pues la infidelidad en muchos casos puede ser el motivo de la ruptura, pero no es algo tan sencillo, pues normalmente existen un conglomerado de circunstancias por ambas partes y no se puede hacer constar todas y buscar responsables de una ruptura pues eso tampoco se hizo en sentido positivo cuando la relación comenzó y es tremendamente injusto que se haga con la ruptura. Se ha luchado mucho en España para que el divorcio sea un derecho accesible con respeto a la intimidad y protección de los derechos fundamentales y si se hace constar como causa o consecuencia del divorcio que se ha debido a un infidelidad, estamos dando un paso para atrás.

 

 

¿Puedo poner una pensión de alimentos para mis hijos?

¿Puedo poner una pensión de alimentos para mis hijos?.

En los procedimientos de divorcio o separación en los que existan hijos comunes menores de edad, salvo que sea emancipados, se deberá de establecer un sistema de pensión alimenticia que cubra sus necesidades hasta que sean independientes. En el sistema de custodia monoparental (ya sea de madre o de padre) se debe de establecer necesariamente un pensión de alimentos a cargo del progenitor no custodio. En los casos en los que el sistema de custodia sea compartido por ambos cónyuges existen dos opciones, la primera y desde el punto de vista de nuestro despacho de abogados, la mas acertada, la de no establecer pensión de alimentos para que ambos cónyuges para cubrir las necesidades por mitades, en especie; o bien establecer una pensión o aportación a cargo de cada uno de los cónyuges que podrá ser igual o desproporcionada en función de la capacidad económica de cada uno de los progenitores.

Pensión de alimentos en casos de divorcio obligatorio o voluntario en España
Pensión de alimentos de los hijos

En el caso de que no existan hijos comunes menores de edad, no deberá ni podrá establecerse regulación paternofilial (patria potestad, guarda y custodia y régimen de visitas), pero en cambio si pensión de alimentos en todos aquellos casos en los que no dispongan de independencia económica. Además, con la regulación actual, y conforme al artículo 82 del código civil será necesaria la intervención en el proceso de los hijos mayores no independientes para por medio de su comparecencia dar su conformidad con la regulación que les pueda afectar. ¿Qué ocurriría en los casos en los que no estén congormes los hijos?, la Ley una vez mas no dice nada, se trata de una laguna legal en la que cada Juzzagdo tiene una manera de actuar, lo cual crea una verdadera indefensión legal.

 

Perder calidad de vida con el divorcio

Perder calidad de vida con el divorcio:

Todo en la vida no se puede tener, y como ocurre en tantos otros ámbitos de la vida, toda decisión supone ganar unas cosas y perder otras, de lo que debemos de ser conscientes. Toda ruptura supone un empobrecimiento de ambos, pues evidentemente tanto el dinero como capacidad económica y la capacidad de ambos de cara a las tareas y gestiones familiares es mayor entre ambos juntos que cuando cada uno cuenta y dispone de su propia capacidad, y no sólo eso, sino que además, los gastos se multiplican, ya se por la duplicidad de vivienda que se genera, sin perjuicio de que temporalmente se pueda cubrir con familiares o amigos, pues lo normal es que con el paso del tiempo se tengan que buscar y sufragar una solución habilitación propia. Evidentemente por naturaleza la inherencia es que ambos cónyuges vuelvan a retomar sus vidas sentimentales y con nuevas parejas vuelvan a compartir la vida y los gastos que suponga volver a compartir el proyecto de vida, en función de sus circunstancias individuales y conjuntas. Nadie puede engañarse a si mismo y pretender dar una imagen de victimismo alegando que no puede mantener la calidad de vida que tenía durante el matrimonio, pues repetimos, que no se puede querer todo, y se deberá de ponderar qué es mas importante para esa persona, seguir con el matrimonio con sus cosas buenas y malas, o dejar el matrimonio y comenzar una vida sin lo que no nos gustaba de nuestro marido o mujer, pero tampoco lo que si nos convenía a interesaba como era la calidad de vida derivada del proyecto de vida común. Cada caso es diferente, pero la decisión de divorciarse es muy personal, pero la decisión de acomodarse a la vida con un matrimonio que no queremos del todo, o divorciarnos para comenzar una vida incierta, es lo que debemos de ponderar, lo que no es en absoluto fácil. Desde nuestro despacho de abogados, con abogados y psicólogos propios, le ayudaremos en la medida de lo posible a tomar la decisión mas acertada, dejando claro que salvo casos injustos, no se puede pretender un divorcio sin sacrificar  la calidad de vida.

 

 

¿Amistoso y mutuo acuerdo es lo mismo?

Divorcio Amistoso y mutuo acuerdo, ¿es lo mismo?.

Técnicamente el término correcto es divorcio de mutuo acuerdo, pues así se hace constar tanto en la demanda, convenio regulador y sentencia de divorcio judicial, como en el convenio y escritura de divorcio Notarial. Pero informalmente se habla indistintamente de divorcio de mutuo acuerdo o divorcio amistoso, lealmente es mas correcto el concepto de «mutuo acuerdo», pero el concepto «amistoso» alude al mismo proceso sin que exista ningún tipo de especialidad al respecto. La palabra antagónica del divorcio amistoso o de mutuo acuerdo es «contencioso».

En nuestro despacho de abogados, con la especialización profesional que nos hace dedicarnos casi en exclusiva a procedimientos de familia, durante la experiencia de años de trabajo hemos comprobado como muchos matrimonios y parejas con niños no se había planteado la tramitación del procedimiento judicial o Notarial por considerar que no podrían acceder al mismo por su elevado coste económico. Con nuestros precios se permite el acceso a cualquier matrimonio que lo necesite al proceso amistoso, que además es la mejor opción para cualquier situación de crisis de pareja, pues en muchos casos los cónyuges se ven avocados al proceso contencioso o a la imposibilidad de divorciarse precisamente por no contar con la actitud adecuada ni con las herramientas que sólo puede ofrecer un profesional del sector, para saber adaptar las circunstancias y necesidades familiares a un divorcio amistoso de mutuo acuerdo.

Si la decisión de divorciarse se ha tomado, lo mas inteligente para ambos cónyuges es la de tramitarlo de manera amistosa para llegar no a la misma decisión que hubiera impuesto un Juez en un proceso sin acuerdo, sino mejor, pues lo deciden directamente los esposos, esos si, dejando un poco al lado sus intereses personales y siendo justos y razonables, entendiendo como parámetro inicial, que todo proceso de divorcio es un empobrecimiento económico.

Divorcio justo o injusto

Divorcio justo o injusto:

 

No existe un tipo de divorcio ideal o perfecto, pues para empezar, no es un proceso deseable. Ojalá no tuvieran que existir los procedimientos de divorcio y todas las relaciones matrimoniales fueran para siempre. A sabiendas de que en la vida no hay nada para siempre, se deben de establecer mecanismos que permitan poner soluciones sencillas y accesibles. A pesar de tener las herramientas legales, los procedimientos de divorcio y separación judicial de toda la vida, y notarial de reciente consolidación en España, están supeditados a la capacidad de las partes de poder ponerse de acuerdo, todo ello con el debido asesoramiento, pues si las partes no se ponen de acuerdo al no conocer el alcance de sus derechos y deberes, una vez asesorados y aconsejados, deberían de ser capaces de llegar a un acuerdo justo. ¿Pero que se considera justo?. ¿Qué ocurre si una de las partes lo considera justo pero la otra injusto?. ¿Y si uno de los esposos se niega a la firmar el divorcio?. Nadie puede ser obligado a firmar un divorcio impuesto de mutuo acuerdo, en todo caso, las partes tendrán que resolver las controversias en el cauce el procedimiento contencioso.

Desde el momento en el que uno de los miembros del matrimonio desea divorciarse, lo justo, es que el otro acceda a ello voluntariamente y facilite la tramitación. ¿Quién es justo que lo pague los costes derivados del proceso?, depende de las circunstancias, pero es razonable que lo abone el cónyuge que desea divorciarse o separarse. Una cosa es que sea justo que nuestro cónyuge acepte la petición principal de divorcio, y otra cosa es que se tengan que aceptar las condiciones de la propuesta, pues es ahí, donde se producen las injusticia, en la imposición de las condiciones de una de las partes a la otra.

 

 

Divorcio a instancia de uno de los cónyuges con el consentimiento del otro

Divorcio a instancia de uno de los cónyuges con el consentimiento del otro:

En procedimientos de derecho de familia de mutuo acuerdo, tanto en la vertiente judicial como en la notarial existe la posibilidad de enfocar el procedimiento de una manera diferente al tradicional mutuo acuerdo de ambos cónyuges, pudiendo optar al divorcio a instancia de uno de los cónyuges con el consentimiento del otro. ¿En qué consiste?, ¿cual es la diferencia respecto de tradicional proceso?.

Las consecuencias legales son las mismas, el divorcio con aprobación de las medidas establecidas en el convenio regulador para ambos. La diferencia radica en el enfoque, la transcendencia personal que pueda tener para los miembros de un matrimonio el que conste en el divorcio que el divorcio lo ha pedido uno sólo de los cónyuges, mientras que el otro se ha limitado a prestar el consentimiento. Reiteramos que no supone ninguna diferencia legal, lo único, es que por los motivos personales que quieran los esposos, dejen constancia de quien ha sido la persona que ha solicitado y pedido el divorcio, y cual se ha limitado a un acto de aceptación de la propuesta de divorcio, y las condiciones establecidas en el convenio.

 

¿PUEDO VOLVER CON MI EX MUJER O MARIDO DESPUES DE LA SEPARACION?

¿PUEDO VOLVER CON MI EX MUJER O MARIDO DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL O DIVORCIO?.

 

Existe una idea equivocada en la sociedad de que una persona casada tiene derecho a poseer a su mujer o marido, teniendo correlativamente obligación la otra parte de relacionarse con él o ella; al igual que la idea equivocada de que no se puede mantener relaciones con nuestra ex pareja si existe separación matrimonial o divorcio de por medio. Por ello, y desterrando ideas tales como que el abandono de hogar aún existe en España (afortunadamente no es así desde el año 2005) debemos aclarar la idea real y liberal que impera en nuestra sociedad y derecho positivo:

 

  • Toda persona es libre de relacionarse del modo que considere oportuno con otra siempre y cuando exista consentimiento a ello por parte de ambas partes, ya hayan mantenido una relación sentimental, matrimonial, o no, pudiendo estar perfectamente divorciados o separados, pudiendo desarrollarse en todos los aspectos públicos y privados.
  • Una persona casada no tiene obligación de cumplir con los deseos de su cónyuge, ya sea marido o mujer, ni en el plano profesional, familiar, sexual, labores familiares, eventos sociales, costumbres…. etc, pues a pesar del matrimonio, impera el principio de autodeterminación de toda persona que no puede ser constreñido por la relación matrimonial.

¿PUEDO VER A MI EX MUJER O MARIDO DESPUES DE LA SEPARACION?

¿PUEDO VER A MI EX MUJER O MARIDO DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN?.

 

Toda persona es libre antes, durante y después del matrimonio, sin perjuicio que durante la vigencia de la institución matrimonial existen normas legales aplicables a los cónyuges. Ni en un matrimonio se puede formar a tener relación si uno de los cónyuges no lo desea, ni se puede condicionar o impedir a que dos ex cónyuges, no se puedan relacionar por estar separados o divorciados. Existe plena libertad, para ejercerla de un modo razonable y diligente, pues como se suele decir los derechos de cada una de las partes comenzará y acaban donde empiezan y acaban los de los demás, de manera que cada persona puede querer relacionarse, pero para que pueda llevarse a la práctica, evidentemente debe de existir consentimiento de ambos.

 

El tipo de relación puede incluir todo lo que sea legal y conforme con la moralidad, tanto relaciones personales, sexuales, familiares, laborales… etc, pues se pueden relacionar del mismo modo que personas que en ningún momento hayan tenido ningún vínculo matrimonial, pues no por poderlo se puede exigir ningún tipo de acto o consecuencia, y es por ello que en la práctica el matrimonio pierde virtualidad respecto de la idea tradicional de que el matrimonio «es para toda la vida», lo «bueno y lo malo», la «salud y enfermedad»…. etc.